jueves, 5 de septiembre de 2013

Novela: No me pesa quererte de Corín Tellado

Bueno, sí. He leído mi primera novela de Corín Tellado. La culpa la tienen los expurgos de las bibliotecas públicas de Zaragoza; si no, yo no encontraría cosas así. No creo que repita la experiencia, pero tengo que reconocer que no es tan diferente al fenómeno 50 sombras de Grey; aunque no haya sexo explícito en Corín Tellado, algo de “recochura” no falta. Cito textualmente: “Quedó erguido, enfundado en el pijama, con la pechuga al aire, velludo y fuerte”. Pues eso, “recochura” ¡Pobre Corín!, viviendo la posguerra española supongo que le fue imposible abordar más abiertamente el deseo libidinoso. 

El argumento de No me pesa quererte lo podéis imaginar: historia de amor con carrera de obstáculos. Janis y Guido, exóticos nombres, son un joven matrimonio, enamorado y apasionado, al que la madre de ella (que finge una enfermedad para no quedarse sola) le hace la vida imposible. Hay final feliz… y divertido. 

Corín Tellado murió hace poco tiempo, en el año 2009. Durante 50 años se dedicó a escribir, siempre en el género rosa-más-rosa-más-rosa-de-todo-lo-rosa; fueron unos 4.000 títulos. ¡4.000 libros! Bien es cierto que repetía siempre la misma trama y que las novelas, por lo menos la que yo he conseguido, se leen en 20 minutos (es una miniatura de libro de apenas 120 páginas y de 10x15 cm.). Pero aun así son 4000 títulos. En el año 2000, todavía publicó una novela en internet y algunos de sus libros fueron también al cine. 

Andrés Amorós, catedrático en la Universidad Complutense e historiador de la literatura española, escribió un libro analizando diez novelas de Corín Tellado, Sociología de una novela rosa. En este ensayo empieza hablando de la cultura de masas y de la idea (errónea) de que la cultura es algo sagrado y cubierto de polvo, encerrado en una urna y destinado a no-se-sabe-qué tipo de culto. Para él, la cultura también debe tener sitio en la calle y afirma que la división entre literatura culta y literatura popular, que nos parece un invento de mitad del siglo XX, ha existido siempre. Lo novedoso es la difusión que ahora tiene la literatura popular, que se va incrementando exponencialmente. Hoy ya no podemos decir que las 50 sombras de Grey, sean literatura popular, porque el fenómeno ha pasado a ser literatura de difusión planetaria

Decía el profesor Amorós, en su libro, que las lectoras podían reconocerse con toda facilidad, en estos personajes que sufrían mucho y obtenían su recompensa en el capítulo final. Y que probablemente por esto tenían tanto éxito. Es literatura de pura evasión para la frustrante rutina de muchas mujeres españolas, en los años 50, 60 y 70 del siglo XX. Teniendo en cuenta esto, habría que agradecerle a Corín Tellado que pusiera un poco de color e ilusión en unas mujeres, difuminadas entre la grisura del franquismo.

Sin embargo, a pesar de su gran éxito, yo no he podido encontrar a nadie que (reconozca que) haya leído estas historias. He preguntado a mis primas mayores y a las hermanas mayores de mis amigas (por si fuese cuestión de edad) y ninguna de ellas ha leído a Corín Tellado. ¿Qué pasa? Probablemente la mayor parte de las ventas fuesen en Latinoamérica, pero también puede ser que nos sonrojemos al reconocer que la hemos leído. 

Yo creo que no debemos avergonzarnos nunca de lo que leemos; otra cosa es que nos aburra y lo dejemos. Todo esfuerzo por escribir, merece tener un lector comprensivo. Os lo digo yo, que sólo hace unos meses que llevo este blog y sufro para poder escribir una entrada semanal. No os animo a leer a Corín Tellado, pero ... qué me decís de la portada.


No me pesa quererte
Corín Tellado

Editorial Rollán S.A.

4 comentarios:

  1. Tiene mucho más mérito que la pava de las "Sombras" porque escribir tantos títulos sin repetir historia... porque no la conocieron en Hollywood que si no... En fin, para probar no está mal pero no leas muchos seguidos que reblandecen el cerebro. Y dicho esto, a ver si me leo el último de Dan Brown (miedito me da)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo! A por Dan Brown, pero no te lo leas en un fin de semana que nos conocemos.

      Eliminar
  2. Yo si he leído a Corin Tellado, no mucho, pero la he leído cuando era una cría y le robaba las novelas a las chicas del taller de costura de mi madre, pero también he leído a Marcial Lafuente Estefanía y a Sautier Casaseca. Cuando se es adolescente y se tiene sed de saber lees todo lo que caiga en tu mano incluida Rosa Luxemburgo y Erich Froom, sin entender nada eso sí, pero creyendo que lo sabía todo. Un libro no conseguí leer Los Novios de Goldoni, la bibliotecaria de mi pueblo decía que era para mayores, en cambio me dejó leer las obras completas de Colette antes de cumplir los 15 años. Pobre, señora, ella no leía a Corín Tellado y así le pasaba, estaba seca como una mojama no como las costureras de mi casa, gordas, felices y enamoradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que mejor me hubiera ido si hubiera leído a Corín Tellado en la adolescencia. :)

      Eliminar

Por favor, deja tu comentario