lunes, 26 de noviembre de 2012

Expiación



Sinopsis.- 
Verano de 1935. Cecilia Tallis y Robbie Turner han vuelto de la universidad. Cecilia es la hija mayor de una familia burguesa y Robbie el hijo de su criada y protegido de la familia. Han crecido juntos, pero ahora su relación se ha vuelto “inapropiada”. Briony, la hermana pequeña de Cecilia, ha llegado a la adolescencia entre la indiferencia y el abandono de sus padres. Ahora tiene prisa por llegar a ser adulta y comenzar su carrera de escritora. En la casa de verano de los Tallis se produce una violación. La imaginación de esta niña desorientada no será cuestionada por ninguno de los adultos que la rodean. 

El autor.- 
Ian McEwan, 1948. The Times le considera como uno de los 50 escritores más brillantes desde 1945, perteneciente a los Young British Novelist y ha sido premiado con el premio Booker en 1998. Otras obras: Amsterdam (1998), Sábado (2005), Solar (2010). Escribió Expiación en 2001.

Mi opinión.-
Leí Expiación hace varios meses, antes del verano pero es de esas historias tan intensas que hay que dejar reposar antes de dar una opinión sobre ellas. 

La novela está dividida en cuatro partes. En las tres primeras un narrador omnisciente relata la historia desde distintos puntos de vista y en la última, es la anciana Briony quien toma la palabra para, aparentemente, cerrar la historia.

En la primera parte, me gusta mucho cómo el autor se refiere a los caracteres de las hermanas, a través de la descripción de sus dormitorios: Cecilia, es el impulso, la emoción y el caos, es “… libros sin cerrar, ropas sin doblar, cama sin hacer…” y Briony es el orden, la severidad y el control, “… un santuario erigido a su demonio dominante… un espíritu ordenado y … la pasión por los secretos”

El vestido de seda verde
El narrador omnisciente, habla con todo detalle, del calor sofocante, de los cambios en el cielo y la vegetación, de la vida aparentemente idílica de esta familia hasta aquella noche de verano, en la que Briony, por primera vez, será protagonista de la vida. 

La segunda parte se desarrolla en 1940, durante la evacuación de los soldados británicos en Dunkerque. Robbie después de pasar unos años en la cárcel por la acusación de Briony, se alista en el ejército y es destinado a Francia. Durante la evacuación, conocemos su versión sobre lo sucedido años antes, su experiencia de la cárcel y cómo la guerra le ha servido para escapar de ella y cómo la esperanza de rencontrarse con Cecilia, le sirve para escapar del horror de la guerra; su sentido del compromiso y de la ética, su compasión por las vidas rotas de las víctimas, al mismo tiempo que recuerda su vida rota. 

La tercera parte también está ambientada durante la guerra. Briony ya ha cumplido dieciocho años y ha roto toda relación con su familia. Está estudiando enfermería y es destinada a un hospital en Londres. Vive el dolor, la suciedad, la enfermedad y la muerte, como castigo por la falsa acusación contra Robbie. Se sumerge en la fragilidad humana, con la única esperanza de recobrar las fuerzas suficientes para enfrentarse a su hermana y a Robbie y esperar su perdón. La férrea disciplina del hospital y el trabajo extenuante le dejan poco tiempo para pensar, aunque al final del día siempre vuelve el desasosiego. Lo único que puede hacer para sobreponerse es escribir. Es en esta tercera parte, donde el autor, a través de Briony hace una reflexión sobre la escritura y el proceso de creación: “… Penetrar en una mente y mostrarla en acción … y hacerlo con un designio simétrico, constituía un triunfo artístico…”.

La cuarta parte aparentemente cierra las otras tres, pero en realidad es una vuelta a empezar. Briony ha arrastrado la culpa durante toda su vida y ya anciana y con los primeros síntomas de senilidad, decide escribir la verdad de lo que pasó con Cecilia y Robbie. ¿Pero qué parte es verdad y cuál invención literaria?Confiesa que decidió reescribir, reinventar la historia, pero ni siquiera podemos estar seguros de que ésta sea la última versión. Reviviendo la historia y a sus personajes, distorsionando los recuerdos, inventando memorias, reflexionando una y otra vez sobre su culpa ha buscado durante toda su vida la expiación sin llegar a alcanzarla nunca. 

Todo surge de un malentendido. Briony acusa a Robbie, no sabemos si lo hace por celos, por imprudencia, por maldad. Sólo sabemos que tiene trece años y los adultos que la rodean la creen; una alta burguesía, aparentemente abierta y liberal, pero predispuesta a creer que los que no pertenecen a su clase, siempre se dejan llevar por sus bajos instintos y terminan siendo una amenaza para su tranquilidad. 

Hay un principio fundamental en sociología que es el Teorema de Thomas. Más o menos dice que “si las personas definen las situaciones como reales, éstas son reales en sus consecuencias”. Es decir, si un grupo de personas supone que hay un delito (aunque no sea así) y tratan a una persona como delincuente y le hacen sufrir las consecuencias, crean el delito que no ha existido. La violación no existió pero las consecuencias para el "supuesto culpable si". Esta novela es todo: es una reflexión sobre la escritura, una novela de amor imposible, una novela de costumbres de la alta burguesía y también es una novela de guerra.

En 2007, Joe Wright dirigió una versión para el cine, protagonizada por Keira Knightley, James McAvoy y Vanessa Redgrave. Es una muy buena película; merece ser vista otra vez por muchas cosas, especialmente por el plano-secuencia de la evacuación de Dunkerque y el vestido de seda verde de Cecilia Tallis.




Expiación 
Ian McEwan
Traducción Jaime Zulaika
Ed. Anagrama

lunes, 19 de noviembre de 2012

El Hobbit


Sinopsis.-
Entre la “Edad de las hadas” y la “Edad del dominio del hombre”, Bilbo Bolsón vive feliz “en un agujero en la tierra”. Un día recibe la visita del mago Gandalf, un antiguo conocido, que le convence para iniciar una aventura acompañado de trece enanos. Todos juntos tratarán de recuperar el tesoro custodiado por el dragón Smaug. Un año emocionante en la tranquila vida de Bilbo Bolsón.

El autor.-
J.R.R. Tolkien (1892-1973) nació en Sudáfrica y se crió en Inglaterra. Su madre se convirtió al catolicismo en 1900 y fue rechazada por su familia protestante; después de su muerte en 1904, Tolkien y su hermano quedaron bajo la tutela de un sacerdote católico. Combatió en la I Guerra Mundial.

Durante sus estudios de filología en Oxford inventó un idioma, el élfico. Tolkien estaba también muy interesado en la literatura medieval inglesa y en las sagas mitológicas escandinavas y germana. Trabajó como profesor de lengua y literatura inglesa en su antigua universidad.  

La saga.-
Utilizó todos estos conocimientos en la creación de la saga mítica compuesta por El Silmarillion, El Hobbit y El Señor de los Anillos; éste es su orden cronológico, pero aunque sus historias están relacionadas, pueden leerse independientemente. Proyecto épico, sin duda. 

El Silmarillion fue el primero que leí y el que me resultó más complicado; se nota que es una recopilación de relatos publicada por el hijo de Tolkien, siguiendo sus instrucciones, cuando éste ya había muerto. Después leí El Señor de los Anillos, que me cautivó por su dimensión simbólica, y el último ha sido El Hobbit donde aparece por primera vez el anillo de poder que será el hilo conductor de todas las historias desarrolladas más tarde, ya con un lenguaje más adulto, en El Señor de los Anillos.

Mi opinión.- 
El Hobbit es un cuento de aventuras, narrativa fantástica en estado puro. Bilbo Bolsón pertenece a la raza de los hobbit. Son personajes sencillos y afables; de estatura pequeña y pies muy grandes y peludos; les gusta comer,  fumar y hacer aros con el humo de los cigarros; la jardinería, las fiestas y las bromas; y sobre todo no les gusta nada complicarse la vida, ni son dados a las aventuras. Pero Bilbo es diferente; se dice que un antepasado suyo se casó con una hada.

Dice Isabel Romero Tabares en su libro En el corazón del mito. La dimensión espiritual de El Señor de los Anillos, que los cuentos de hadas cumplen tres funciones: renovar, evadir y consolar. Teniendo en cuenta que Tolkien, escribió El Hobbit, entre 1920 y 1930, cuando acababan de salir de una guerra, que él padeció directamente, y se fraguaba la siguiente, no es de extrañar que el mundo necesitase renovación, evasión y consuelo. Pero hay que añadir también, que los cuentos tienen una dimensión de aprendizaje.

El Hobbit se publicó en 1937 pero no se sabe exactamente cuando lo escribió. En realidad, era un libro para entretener a sus hijos pequeños, así que me lo puedo imaginar contándoles la historia una y mil veces antes de ponerla sobre papel. Horas y horas, pensando y reelaborando el mundo que después desarrollaría en El Señor de los Anillos. Está escrito con un lenguaje muy sencillo y descriptivo, llegando al detalle e involucrando constantemente al lector en la historia, dialogando con él con frases como: “… y vaya desatino, pensaréis vosotros…" o “Si ahora deseáis saber algo de Smaug, deberéis …”. Además del viaje fantástico de Bilbo, incluyó poesía, acertijos y también las ilustraciones. ¡Cuánto talento y cuánta dedicación!

Aunque al estar destinado a un público infantil, no tiene la profundidad de El Señor de los Anillos, sí que despliega un cierto simbolismo, relacionado con lo que decía antes de que los cuentos tienen una dimensión de aprendizaje: un protagonista inocente que vive apaciblemente, una designación “casi divina”, un viaje iniciático, toda clase de pruebas y fatigas, Gollum y su combate de acertijos y la derrota del dragón, la madurez y la vuelta a casa. Símbolos, símbolos y más símbolos.

Además de disfrutar con la literatura fantástica de Tolkien, me resulta fascinante su capacidad y su talento para crear todo un mundo, habitado por diferentes razas; inventar un lenguaje y sus reglas gramaticales y sintácticas; dibujar paisajes y plasmarlos en mapas que los propios personajes utilizan en sus aventuras. Juega a ser dios creador.

Lo recomiendo para disfrutar un buen rato. Además estoy deseando ver la peli con mi querido Martin Freeman (Love actually, The office, Sherlock); se estrena en diciembre. Aunque creo que una trilogía sobre El Hobbit es alargar demasiado. 









El Hobbit
J.R.R. Tolkien
Anotado por Douglas A. Anderson
Traducción Manuel Figueroa
Ed. Minotauro



lunes, 12 de noviembre de 2012

La hora de las sombras


Sinopsis.-
Jens Davidsson tiene 6 años y pasa una temporada en casa de sus abuelos, en la isla sueca de Öland. Nils Kant es un vecino de la isla, admirador de Hitler y que se cree destinado a grandes cosas que no llegan. Jens desaparece un día de espesa niebla. 20 años más tarde Gerlof, abuelo de Jens, recibirá nuevas pistas sobre lo que ocurrió aquel día. 

El autor.-
Johan Theorin es un periodista y escritor sueco, nacido en 1963. Ha escrito varias novelas de misterio, todas situadas en la isla de Öland, en el mar Báltico, de donde es originaria su familia. La hora de las sombras es la primera novela de El cuarteto de Öland, cada una de ellas dedicada a una estación. Ésta es la de otoño.

Mi opinión.- 
He empezado a asistir a un taller de lectura dedicado a la novela negra y este es el primer libro recomendado. Hay entre los asistentes, discrepancias sobre lo que debe y no debe ser considerado novela negra. 

Por una parte, las características de la novela negra clásica son violencia en un ambiente de bajos fondos, envenenado por la corrupción política, gánsteres, femmes-fatales y por último detectives cínicos y de vuelta de todo; por otra, puede ser interesante considerar que lo esencial es la resolución de un misterio y despojarla de esos elementos que pueden resultar folklóricos. No me preocupan mucho las clasificaciones con límites tan definidos y tengo que reconocer que La hora de las sombras no se corresponde con la definición de novela clásica negra, pero sí es capaz de mantener la tensión hasta la resolución del misterio. Y eso la hace una excelente novela. 

Está estructurada de una forma muy original. En capítulos alternos desarrolla dos tramas situadas en diferentes momentos: la vida de Nils Kant desde 1936 y la investigación realizada por Gerlof y Julia, abuelo y madre de Jens, a mediados de los 90. Ambas tramas se cruzan en 1972, en el momento de la desaparición del niño. Tanto Julia como su padre Gerlof, viven desde entonces atormentados por la culpa, alejados uno de otro sin mantener ninguna relación. 

El autor recrea muy bien el ambiente de misterio a través de las descripciones del paisaje, del lapiaz, de una niebla inusual, claustrofóbica; un entorno de oscuridad y sombras. También aprovecha que es una zona rica en leyendas de monstruos, trasgos y apariciones fantasmales. Es alucinante como con palabras logra  mantener la inquietud y el desasosiego en el lector: “Las huellas de barro seco de un par de botas ascendían por los peldaños del sótano hasta Julia”.

El lapiaz
En Öland, a pesar de que ahora es un destino turístico en Suecia, todo es gris, opaco y desapacible, también las relaciones humanas. Desaparece un niño y los habitantes quieren suponer que se ha ahogado, pero en realidad saben que el criminal es uno de ellos. Una nueva pista hace que Julia vuelva a su pueblo y junto con Gerlof descubrirán una sociedad profundamente violenta y codiciosa, que ha preferido enterrar episodios siniestros desde la Segunda Guerra Mundial y que se siente incómoda ante esta nueva investigación. A pesar del riesgo, las veladas amenazas y las siguientes muertes, Julia y Gerlof continúan  porque afrontar afrontar el dolor de la desaparición es la única manera de recuperarse del trauma.

Durante toda la novela podemos ir “apostando” sobre cuál es el motivo de la desaparición. El más obvio, la maldad de un individuo perturbado, pero el autor va insinuando que pueden existir otros motivos ocultos; aclarando las tinieblas de esa sociedad opaca como la densa niebla, hasta llegar al inesperado e inquietante final, para mí un poco forzado. 

Desde las primeras páginas, los lectores sabemos que Nils y Jens, un ser violento y un niño de 6 años, se encontraron aquel día de espesa niebla y desde que Julia y Gerlof lo averiguan llega “el momento de contar historias espantosas.” 

Siempre hemos tenido en España, la sensación de que las sociedades nórdicas eran un ejemplo de civismo, buena conducta y desarrollo social, cultural y económico, pero cada vez más descubrimos que, como el resto de sociedades, no es así; tienen sus zonas oscuras y están sometidas a la codicia y a comportamientos miserables; al alcoholismo y a la violencia de género; sin olvidar tampoco un pasado de colaboración con el nazismo. 


La hora de las sombras
Johan Theorin
Traducción Carlos del Valle
Editorial: Literatura Mondadori

martes, 6 de noviembre de 2012

El curioso incidente del perro a medianoche


Sinopsis.-
Christopher es un adolescente con síndrome de Asperger. Una noche que no puede dormir, sale a pasear y encuentra muerto a Wellington, el caniche de su vecina. Investigará el incidente hasta descubrir el terrible secreto que oculta su padre.

El autor.-
Mark Haddon es un novelista y poeta inglés; también ha trabajado con discapacitados y como ilustrador de sus propios libros para niños y adolescentes. Esta fue su primera novela para un público adulto.

Mi opinión.-
No había oído hablar del síndrome de Asperger hasta que empecé este libro. Es un trastorno relacionado con el autismo, de base genética, que dificulta la interacción social. Supone una especie de ceguera emocional que impide reconocer gestos faciales o cualquier otra forma de comunicación no verbal. 

La novela es muy fácil de leer. Distribuida en capítulos cortos y ordenada según el listado de números primos porque al protagonista le gustan los números primos, la lógica y las matemáticas y no le gusta nada que le abracen. Se siente perdido en un mundo demasiado retorcido, lleno de dobleces y malentendidos.

Como es obligatorio en una novela de misterio, la intriga se despliega en las primeras páginas. Christopher encuentra a Wellington, el perro de su vecina, muerto. A partir de aquí empieza a escribir en un diario el curso de sus investigaciones, de manera clara y metódica, inspirándose en Sherlock Holmes, su personaje favorito. Incluye también en el libro (y es lo más importante) explicaciones, anécdotas sobre sus profesores y compañeros de clase y recuerdos de su vida que nos ayudan a conocerle y a entender como funciona su mente. 

Christopher no consiente que le abracen o le toquen; esto es algo que le inquieta profundamente y cierra los ojos, se tapa los oídos y grita para aislarse del mundo agresor que se escapa a su lógica. Sin embargo, la creatividad del ser humano es siempre sorprendente y ante los límites y trabas a la expresión de las emociones que supone este síndrome, padres e hijo inventan maneras de comunicarse:



“… Levantó su mano y desplegó sus dedos como un abanico. Levanté mi mano y desplegué mis dedos como un abanico e hicimos que nuestros dedos se tocaran. Hacemos esto porque a veces Padre quiere darme un abrazo, pero no me gusta que me abracen, así que hacemos esto, y significa que Padre me quiere”. 



De una manera no explícita, esta novela también es el relato de la frustración y el cansancio de los padres, enfrentados al trastorno de comportamiento de su hijo que deteriora su relación de pareja. La enfermedad afecta no sólo al individuo, sino también a todo su entorno.

Está claro que definir qué comportamientos son enfermedad o síndrome depende de la cultura en la que se vive. A veces llego a pensar que en occidente tenemos un exceso de enfermedades que se ponen de moda y pasados varios años desaparecen o se integran en la normalidad. 

Hoy la manera de pensar y sentir de Christopher es un síndrome que trastorna nuestra “normalidad”; a principios del siglo XX eran las feministas las consideradas enfermas. Quizá dentro de unos años hayamos aprendido a comunicarnos de otras formas y este trastorno se considere "normal", pero hasta entonces, la vida para la gente diferente es más complicada. Por casualidad, ayer leí un artículo sobre una familia de Estados Unidos, todos diagnosticados como Asperger. Esta es su fotografía, creo que nada en ella nos hace pensar que no puedan ser tan capaces y felices como el resto. 


Merece la pena acercarse a esta novela, por la ternura con la que está escrita y porque tampoco falta un suave sentido del humor. 




The curious incident of the dog in the night-time
El curioso incidente del perro a medianoche 
Mark Haddon 
Vintage