jueves, 11 de julio de 2013

Cine: Before Midnight (Antes del anochecer)

Con Antes del anochecer termina, de momento, la trilogía que Richard Linklater, en colaboración con Ethan Hawke y Julie Delpy como guionistas y actores, ha rodado sobre el amor visto a los 20, a los 30 y a los 40. De Linklater no conozco más que estas tres películas que me parecen muy interesantes. Respecto a Ethan Hawke (Great Expectations; Gattaca) y Julie Delpy (Tres colores: blanco; El skylab), tienen unos curriculum que dan vértigo: actores, escritores, directores de cine y además Delpy, a veces también compone la música. 

Julie Delpy ha estrenado recientemente, como directora y actriz, Dos días en Nueva York, continuación de Dos días en París. Películas similares a la trilogía que comento en este post, comedias románticas con un toque de desilusión y choque cultural. En una entrevista ha dicho que lo único que pretende es hacer películas de situaciones cotidianas. 

En Antes del amanecer (1995), Jesse y Céline (Ethan Hawke y Julie Delpy) se conocen en un tren camino de Viena. Jesse es un futuro escritor que va un poco a la deriva; norteamericano de viaje por Europa, tratando de encontrar a la “Generación perdida”, a sí mismo o cualquier otra cosa. Céline es francesa, apasionada, comprometida con la defensa del medioambiente y de izquierdas. Así que deciden bajar del tren y empezar una conversación que, de momento, ha terminado 20 años más tarde. En unas horas se confiesan amores, temores, esperanzas, decepciones y retos que les gustaría asumir; hablan sin parar de ellos, de los otros, de política, de sexo, de religión, de todo lo importante y de lo banal. Porque estas películas son eso, conversaciones que Jesse y Céline tienen en momentos cruciales de su vida. 

La siguiente película fue Antes del atardecer (2004). Jesse y Céline se reencuentran en París. Si digo que se reencuentran ya deduciréis que en la primera película no terminaron juntos, pero claro, no diré por qué. Jesse ha escrito una novela basada en ese encuentro. Ha tenido mucho éxito y debe presentarla en París. Céline vive allí, se reconoce en un personaje de la novela y así se reencuentran en la librería Shakespeare and Co. Retoman su conversación otra vez, deambulando por la ciudad, sin rumbo fijo. Ya no son los jóvenes inseguros de 1995. La vida les ha curtido un poco y comparten esta vez más amarguras que ilusiones, más reproches que expectativas; la frustración y el paso del tiempo. Sus vidas están más o menos orientadas e intentan seguir con ellas: él tiene que coger un avión y volver a casa. 

Ahora se ha estrenado Antes del anochecer (2013). Jesse y Céline, están de vacaciones en Grecia. Son una pareja consolidada que ha acudido al aeropuerto a despedir al hijo adolescente de Jesse. Les acompañan sus hijas mellizas y también esta vez se presenta la ocasión de conversar sin prisa y sin censura. Ahora les toca hacer balance de su vida en común; llevan 9 años juntos. No es que les desborde la amargura y se reprochen a sí mismos (o al otro) el camino que cogieron, pero se aprecia el desgaste de la vida en común. 

Están en los 40 y se dan cuenta de que ya no pueden hacer todo lo que querían en la vida. Empieza para ellos el tiempo de las renuncias. En esta tercera película es Céline quien más abiertamente muestra sus inseguridades. Parte de sus reproches tienen que ver con que no ha podido seguir la carrera profesional que pretendía por el nacimiento y cuidado de las gemelas. Ella, más que él, está preocupada por el paso del tiempo. Finge que no le importa, pero sí está preocupada por dejar de ser atractiva: medio en broma, medio en serio le recrimina a Jesse que mire a otras mujeres (más jóvenes, evidentemente). Además esta vez no está dispuesta a renunciar a una oportunidad laboral. Toda esta “guerrilla de baja intensidad” la convierte en una prematura vieja gruñona, desvalida y tierna. 

Sin embargo, desde mi punto de vista, es Jesse quien siempre ha tenido que hacer las mayores renuncias: cambia de país (y de continente) para estar con Céline; se divorcia (traumáticamente) de su mujer, que desde entonces le odia y le pone todo tipo de trabas para que se pierda la infancia de su primer hijo. En la segunda película Jesse sufrió su “gran crisis”: personal, emocional, matrimonial y creativa. Ahora, en Antes del anochecer, demuestra que aprendió algo entonces y ante la crisis personal de Céline, será él quien tome las riendas de la situación. Para el desenlace, definitivo o no, me quedo esperando una cuarta película. El amor a los 50. 



Director: Richard Linklater
Actores: Ethan Hawke y Julie Delpy
Guion: Richard Linklater, Ethan Hawke y Julie Delpy
Fotografía: Christos Voudouris
Música: Graham Reynolds

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, deja tu comentario