lunes, 27 de junio de 2016

Novela: Los pozos de la nieve de Berta Vías Mahou (2008)

La autora.-
Es escritora y traductora de alemán. Estudió Geografía e Historia y antes de dedicarse a la escritura trabajó como secretaria. Obtuvo el Premio Dulce Chacón por Venían a buscarlo a él y en 2014 el Premio Torrente Ballester por Yo soy el otro, hasta ahora su última novela. 


Mi opinión.-
Este libro se basa en la historia familiar de la autora. En 1997 se publicó una lista de 104 alemanes y españoles de origen alemán que habían colaborado con los nazis. Como la autora sospechaba, una de sus tías abuelas estaba en esa lista. A partir de entonces se propuso escribir una historia de reconstrucción o de reinvención de la memoria y los recuerdos de unos personajes basados en sus familias, la materna de origen alemán y filonazi y la paterna brutalmente golpeada por los milicianos durante la Guerra Civil.

Su intención no era reproducir una historia familiar, sino indagar en las dualidades de los seres humanos. Se preguntaba a sí misma si era posible ser nazi y ser buena persona; ser nazi y enamorarse de un republicano; ser nazi y vivir disimulándolo. A mí me parece que no. Ser nazi es ser totalitario y el totalitario, en busca de su supuesta perfección, de su destino heroico o superior, desprecia todo lo humano; independientemente de que la mayoría no apretara el botón de las cámaras de gas, todos se beneficiaban del extermino de seres humanos indefensos e inocentes, aislados como si fuesen una enfermedad contagiosa y marcados como inmundicia. No. Yo estoy segura de que no se puede ser nazi y ser buena persona. Si se es nazi no se es persona.

Sin embargo, la autora separa la ideología de una persona de sus comportamientos. Para establecer esa diferenciación utiliza los nombres de los protagonistas en alemán y en castellano generando una aparente confusión de identidades; poniendo de manifiesto la doble identidad que la mayoría de nosotros escondemos.

Vías Mahou comentó que escribió esta novela sintiéndose amenazada por algunos miembros de su familia que no querían desvelar su pasado nazi. Eso se nota en la novela. Es una novela de silencios, de cosas que se intuyen pero no se dicen y de cosas que se dicen pero no se entienden, en la que el lector tiene que suplir los vacíos que la autora deja; siempre con una escritura muy delicada e intensa. Además, juega con el lector. El título de cada uno de los capítulos es una referencia irónica y cruel. En Revelado automático, se reconstruye la vida de los otros a través de sus fotografías; es un capítulo especialmente doloroso, donde se ha comparado la fiesta de los toros a los campos de concentración, con seres humanos marcados como reses; Sírvase usted mismo, describe la celda de una cárcel donde los presos esperan la muerte; y en Es peligroso asomarse, el pasado de la familia atropella al protagonista. 

Al final de la novela entendemos que las dos familias confluyen en el mismo individuo. Un hombre, Samuel. Yo me preguntaba por qué una escritora elige que su personaje principal sea un hombre si la trama de la misma novela no lo exigía. Berta Vías Mahou lo dijo en su charla. Durante mucho tiempo en su vida, y creo que nos ha pasado a muchas, le hubiese gustado ser hombre porque era más divertido e interesante. Tiene su justificación. Los héroes de las novelas infantiles y juveniles eran siempre chicos, y crecíamos con esos referentes. Lo que nos lleva a menospreciar nuestra vida de mujeres, sin mujeres triunfadoras que puedan servir como referente; y si nosotras mismas menospreciamos nuestra vida, al menos durante un tiempo, es imposible que los otros la valoren. Esto es algo que ya está cambiando. La novela, espléndida. 



Los pozos de la nieve 
Berta Vías Mahou

Ed. Acantilado 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, deja tu comentario